El fraude de los directivos de Pescanova liderados por su ya ex-presidente y ex-mayor accionista Manuel Fernández de Sousa, está ya superando cualquier previsión pesimista inicial. El entramado creado seguramente durante años y años:


1. Cuando el máximo dirigente de una empresa dedica una buena parte del tiempo a cometer un fraude usando filiales no consolidadas en países como Namibia o Mozambique, es imposible que ningún auditor en sus funciones básicas de auditoria pueda averiguarlo. Muy probablemente tampoco ningún banco puede detectarlo. ¿Cómo va a averiguar un banco en Londres o una Caja en Madrid, un auditor en Galicia o un gestor de inversiones, que una factura presentada y pagada a una sociedad de Namibia por parte de Pescanova, de la que es socio minoritario era muy posiblemente un desvió de dinero o una ocultación de deuda? Si la persona que mejor conoce todos los entresijos de la empresa y de sus filiales internacionales, dedica buena parte de su tiempo en intentar engañar a todos, difícilmente alguien lo podrá detectar hasta que explote. Quizás alguien muy preparado y con mucha experiencia puede en algún momento “intuir” cierto movimiento o información que no le guste, pero en ningún caso nadie tendrá pruebas que pueda usar ante un comité.


2. Una auditoria comprueba solamente que cuadre toda la contabilidad y especialmente que sean correctos los asientos contables y por tanto sus cuentas de resultados, balances y estado de cash flows. Pueden revisar los stocks, si están en Vigo, pero no en la Patagonia. Una auditoria comprueba la correcta contabilización de todos los aspectos económicos-financieros, fiscales y jurídicos de la empresa. Para entendernos, una vez generada una factura analizan si el dinero se ha pagado o cobrado y como afecta a todas las cuentas de la empresa. Un auditor no puede saber si esa factura de Mozambique o Namibia es falsa, o realizada a una empresa de un tercero que actúa en connivencia con un directivo de Pescanova. El periódico Expansión, que ha realizado un excelente seguimiento del caso Pescanova, explicó muy bien en un artículo la diferencia entre una simple auditoria y un análisis forense o forensic. “Los auditores forensic son aquellos que examinan con lupa las cuentas de una sociedad, al fin de determinar su verdadera situación económica, financiera y societaria. En caso necesario, sus conclusiones pueden constituir pruebas válidas para presentar en los juzgados”. Para entenderlo, un análisis forensic es casi detectivesco, es decir busca detectar indicios, como una factura en Namibia que no se corresponde a ninguna entrega comprobada de mercancía. Obviamente solo se contrata a una compañía especializada en análisis forensic cuando se tienen indicios de actuación de fraude, con lo que ya suele ser tarde. Nadie lo contrata en una empresa que trabaje con normalidad. Seria muy cara y no se sabría donde empezar a buscar irregularidades.


3. Otra lección del 'Caso Pescanova' es que otorgar demasiado crédito a una empresa la puede hundir cuando el tamaño de su pasivo es descomunal en un futuro. En mi opinión, los préstamos otorgados por la antigua Caixa Galicia en 2005-2007 permitieron una huida hacia delante de Pescanova. Si una empresa se acostumbra siempre a crecer mediante préstamos, en lugar de autofinanciación, puede acabar estrellándose. El 'amiguismo' de Caixa Galicia con Pescanova, una de las principales empresas gallegas y la mas internacional, sin contar con Inditex, claro, era obvio. No hay mas que ver al Consejo de Administración. Y aun hay gente que defiende hoy en día que necesitamos una banca publica. Alucinante, la inmensa mayoría de las Cajas de Ahorros en España han contribuido a hundir el país, siendo quizás el mayor ejemplo de la historia de 'banca publica' en un país, con Consejos de Administración y directivos otorgando créditos con criterios políticos en lugar de económicas.


4. Por enésima vez, las entidades financieras mas afectadas por el 'Caso Pescanova' vuelven a ser las Cajas de Ahorros nacionales y los bancos internacionales de siempre, el Royal Bank of Scotland (RBS) y algunos bancos alemanes. Otra vez el Banco Popular con una deuda con Pescanova de 165 millones de euros, solo superado por el Banco Sabadell (que creo proviene de alguno de sus bancos adquiridos), vuelve a liderar los rankings de mala gestión de los controles de riesgo. Otra vez BBVA y Banco Santander vuelven a escaparse de una quiebra con una cifra pequeña.


5. Con el caso 'Enron-Pescanova' como ya le llaman algunos, hemos aprendido de la existencia de bancos internacionales muy exóticos. 85 bancos, con más de 50 extranjeros, con nombres como Banco Amazonas, Mauritius Commercial Bank, Banco Patagonia, Nedbank Namibia, Banco Guayaquil o Banco Bolivariano, tienen deudas otorgadas al Grupo Pescanova. También aparecen en la interminable lista que publicó Expansión, el ICO, el Ministerio de Industria o Xesgalicia Soc. de capital riesgo.


Para que un fraude pueda perpetuarse muchos años, como el que parece haber ocurrido en Pescanova, sin duda que la empresa debe tener activos muy buenos. En este caso los derechos de pesca en todo el mundo pero especialmente en zonas de pesca únicas como en Namibia o Mozambique, así como la flota de barcos eran y son activos muy valiosos. Aunque con un pasivo final de 3.170 millones euros, el doble del contabilizado con unas ventas de 1.664 millones de euros en 2011, pero con generación de cash flow libre negativo, la empresa ya no tiene salida posible como grupo..

Lecciones sobre el caso Pescanova - EL ABRAZO DEL KOALA - Cotizalia.com